LA POESIA DE EDUARDO APODACA
  REFRACTA COMO HIELO
 

   Es ciega y es hiriente en el reflejo
   el agua de los charcos. En el frío
   azulino la media luna pesa
   como la historia, y choca contra el agua.

   La arboleda se alarga, y son sus hojas
   microscópica, infinitamente raídas
   por invisibles huéspedes que avivan
   el deseo en los ojos.

   También mi corazón, 
   ciego y sin historia, resbala en el fango
   con oro, anocheciendo.



Primer poema del poemario "El Errático", que está dentro del libro
"Introducción a la Tierra" de Eduardo Apodaca.
Ed. Universidad del País Vasco, 1991.

 

 
  21403 visitantes (35870 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=